lunes, 21 de enero de 2008

distintas perspectivas sobre el "efecto Bilbao"


“En nuestro tiempo sólo hay dos posiciones para triunfar en la economía global: ser una ciudad innovadora, que lidera aspectos de la cultura, de la industria o de la economía internacional (como Hollywood, Londres o Salzburgo), o bien asumir el papel de franquicia, de papel intermedio, que importa modelos creados en otros lugares y participa de una red de influencias (como el caso de Bilbao con el Guggenheim). En ambos casos se puede triunfar. El caso dramático puede ser cuando no se es ni una cosa ni la otra.”

Vicente Guallart en el Diccionario Metápolis de arquitectura avanzada; p. 244.

Bilbao, piensa en esto: cuando te regalan un Guggenheim te regalan un ícono de la sociedad del espectáculo. No te dan solamente un museo, que te vaya bien y esperamos que lo cuides, no te dan solamente un Museo en apariencia transgresor.
Te regalan la necesidad de ponerlo en cada folleto, la obligación de que el entorno sea apto para turistas, la obsesión de hablar del Museo a cada paso que das. Te regalan el miedo de no estar a la altura del Museo y no llevarle visitantes.
No te regalan un Guggenheim, tú, Bilbao, eres el regalo, el regalo para los Guggenheim.

Versión muuuuy libre (algo así como un remix de DJ peter pank) del cuento Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj, del libro Historias de cronopios y de famas, de Julio Cortázar.

1 comentario:

Continua el esfuerzo dijo...

Patético comentario uruguayensis grisaceus.
Puede y debe rendir mas.