martes, 2 de diciembre de 2014

Concurso Obra Realizada 2002-2014 de la SAU

La Escuela 92 de Bella Unión es uno de los "Finalistas Destacados" del “Concurso de Obra Realizada 2002-2014”, seleccionada por la Sociedad de Arquitectos del Uruguay, a través del Tribunal constituido por el Arq. Mariano Arana (FPAA), Arq. Carlos Debellis (SAU) y Dr Arq. Ruben Otero (concursantes). 

Situación urbana.
El barrio “Extensión Sur” de Bella Unión es un área con viviendas de planes sociales del Ministerio, un asentamiento informal y varias manzanas vacantes. En esas últimas el PIAI está realizando las infraestructuras y el MVOTMA está construyendo viviendas cáscaras para realojar a las familias del asentamiento. En una manzana central a todo el Barrio, sobre una esquina, se reservó un terreno para la Escuela.
Programa y partido
Las Escuelas de Tiempo Completo buscan mejorar las condiciones de equidad en estos contextos desfavorables. Los educadores aconsejan que la Escuela tenga una escala pequeña para que cada niño pueda tener una atención personalizada. Es así que la Escuela tiene comedor y cocina en un prisma de base cuadrada, y 8 aulas, administración y servicios en una barra en dos niveles, con vistas hacia el Río Uruguay y Monte Caseros. La disposición de los dos edificios genera una plaza de acceso hacia la esquina y un patio al norte.
Acondicionamiento natural
Bella Unión es la ciudad más norteña del Uruguay, por lo que su clima es sub-tropical, más caluroso y lluvioso que el resto del país. Para mejorar la inercia térmica de la Escuela envolvimos los edificios por una piel de chapa acanalada común. En el caso de las fachadas Este y Oeste se hace una fachada ventilada (bloques de hormigón, aislante térmico, cámara de aire ventilada y chapa), en el caso de los locales habitables se hace una losa con sobretecho (cámara también ventilada), y en el caso del patio se lo cubre parcialmente con la cubierta de chapa.
Esa piel implica un sobrecosto, por lo que se simplifican otros elementos: las circulaciones son techadas pero abiertas, los muros interiores son de bloques de hormigón sin revocar, y casi no se utilizan rejas ni cercos, ya que los propios edificios limitan la mayoría del predio.
Espacios interiores
El comedor tiene acceso desde la circulación de la Escuela y también desde la plaza de acceso, de forma de permitir su uso fuera de hora como multiuso por parte de la comunidad barrial.
Las aulas comunes están equipadas con pizarrón, carteleras, percheros y placares; mientras que las aulas preescolares tienen además una mesada con bacha y baño propio. Todas ellas dan a la circulación, que tiene cajas de colores que individualizan cada aula, formadas por bancos y dinteles que dan escala, y un recorrido lúdico formado por la escalera y un tobogán que baja del primer nivel al patio.  
Espacios exteriores
El acceso está equipado con bancos e iluminación, y el patio tiene bancos, bebederos, juegos, árboles y una cancha polifuncional. La cubierta del patio cuenta con lucernarios de policarbonato, en la misma gama de colores cálidos que el resto del edificio, para dar una atmósfera que varía según la hora del día.

Autores del Proyecto: Mg Arq Pedro Barrán Casas y Ana Carolina Silveira
Obra: Arq Director Daniel Boada y Supervisor Walter Gurruchaga
Dirección: Calle Pública Oficial A, n° 21



Escuela n°92 de tiempo completo en Bella Unión











miércoles, 11 de diciembre de 2013

martes, 6 de noviembre de 2012

Proyecto de Escuela en Bella Unión sur

Bella Unión es la ciudad más norteña del Uruguay, por lo que su clima es más caluroso y con mayores diferencias entre el día y la noche. Para mejorar la inercia térmica de la escuela se proponen 2 edificios cubiertos por un gran techo liviano, que deja entre ellos un patio cubierto y se pliega para proteger las fachadas.


Ese gran techo implica un importante sobrecosto, por lo que se simplifican otros elementos: las circulaciones son techadas pero abiertas, los muros son de bloques de hormigón sin revocar y casi no se utilizan rejas ya que los propios edificios limitan la mayoría del predio.



La disposición de los 2 edificios genera una plaza de acceso hacia la esquina y el patio principal al norte, con una mitad cubierta. El comedor y la cocina se sitúan en un prisma de base cuadrada, mientras que la administración y las ocho aulas están en una barra de 2 niveles que mira hacia las vistas al río Uruguay y  Monte Caseros. En las circulaciones encontramos cajas de colores que individualizan las aulas –conformadas por bancos y dinteles– y un recorrido lúdico formado por la escalera y un tobogán.




Presentamos el anteproyecto a la comunidad y les gustó mucho. Nos felicitaron especialmente por haber considerado el clima local. Proyecto: Arq Pedro Barrán y Anita Silveira.

domingo, 28 de octubre de 2012

miércoles, 10 de octubre de 2012

Presentación: «Interacciones» e «Interacciones 2.0» de Pedro Barrán Casas


La Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República invita a la presentación de las publicaciones «Interacciones entre las prácticas proyectuales y las ideas educativas en el Uruguay moderno y contemporáneo» de Pedro Barrán Casas e «Interacciones 2.0 entre educación, arquitectura y TIC: el caso del Plan Ceibal»  de Pedro Barrán Casas, Javier Mañana y Hernando Villarino.

Presentarán: Virginia Tort, Inspectora Coordinadora Nacional de Escuelas de Tiempo Completo del CEIP, ANEP, y Arq. Salvador Schelotto, Profesor Titular de Proyecto de la Facultad de Arquitectura.

Martes 28 de agosto, 19hs, Sala del Consejo

Facultad de Arquitectura
Br. Artigas 1031






jueves, 4 de octubre de 2012

Inauguración Escuela en Pinamar



La Escuela se sitúa en un terreno rectangular de dimensiones pequeñas, con su frente al oeste, lo que nos condujo a plantearla con una distribución lineal en dos niveles, para aprovechar el asoleamiento y la ventilación natural. El entorno es residencial de baja altura, por lo que hacia la calle el edificio es de un nivel y a medida que se aleja de ella crece a los dos niveles necesarios. La ubicación en diagonal genera dos patios (el preescolar y el principal), que se vinculan a través de un espacio techado abierto.


El acceso se conforma con una serie de espacios que llevan, gradualmente, del espacio público al privado de la institución: una plaza pública, luego un acceso abierto techado, desde donde se puede entrar al sector preescolar en un nivel o al sector de comedor y aulas comunes, en dos niveles. El edificio se vuelca visualmente al barrio, tanto desde su patio principal como desde la permeabilidad de sus espacios interiores.
La Escuela se resuelve formalmente con su estructura: un esqueleto de pórticos de altura variable, del que parecen colgar ambos niveles. Esa estructura sirve como único tamiz entre el exterior y el interior, a la vez que se derrama en el terreno generando el equipamiento que califica los espacios exteriores. Al igual que la estructura, las instalaciones se dejan a la vista, teniendo cuidado de situarlas fuera del alcance de los niños. Todos estos sistemas son visibles para que, eventualmente, puedan ser usados de forma didáctica. Por otro lado, el espacio interior es continuo y flexible, tanto el hall de doble altura y el comedor, como las aulas, que mediante mamparas y tabiques corredizos pueden ser unificadas.


 El edificio pretende generar distintas escalas de apropiación, individual y colectiva. Por un lado, busca entenderse desde el exterior como una unidad institucional. Por otro lado, divide sutilmente dos sectores: las aulas de 4 y 5 años con su patio, pequeño y contenido; y los espacios comunes, las aulas y el patio principal, más vinculados al barrio. Finalmente, las aulas pueden ser utilizadas de la manera convencional (cada clase separada de las demás) o vincularse entre sí cuando las maestras lo requieran.


La Escuela 295 de Tiempo Completo se inaugura este viernes 5 de octubre. El proyecto es del Arq Pedro Barrán y Rodrigo Mediza. El Director de Obra fue el Arq. Eduardo Fierro y el Supervisor el Arq. Rodolfo Cabrera.

martes, 17 de julio de 2012

Proyecto de Escuela en Paysandú sur





El predio de la escuela se encuentra dentro de un nuevo barrio de viviendas, realojo de un asentamiento de la periferia de Paysandú. El área es conocida como “el barrio de la Cárcel”, por la potente presencia de ese equipamiento sobre la Avenida San Martín. Pretendimos equilibrarlo volcando sobre la Avenida el volumen mayor de la escuela en dos niveles, proponiendo una fachada transparente que contrarreste la cárcel a media cuadra. Este volumen tiene las aulas comunes en dos niveles y el espacio de usos múltiples en altura y media, conectados por rampas que salvan medio nivel.




Del otro lado el espacio público del barrio de viviendas se continúa virtualmente dentro del predio de la escuela, manteniendo su carácter verde.  Allí se colocan las aulas preescolares, cubiertas por una azotea verde. Es así que una loma divide el área más íntima de la escuela de las viviendas.
Finalmente, varios recorridos enlazan los dos volúmenes y el patio. Un puente sale de la planta alta hacia un mirador sobre la loma – desde allí se aprecian las mejores vistas del paisaje circundante–, y una escalera y un tobogán apoyados en la loma vinculan el mirador con el patio y la cancha deportiva.



Proyecto: Arq. Pedro Barrán y Rodrigo Mediza.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Escuela n° 213 en Jardines de Pando

En el centro de Jardines de Pando -pequeña localidad 3 km. al norte de Pando- el trazado previó un espacio público de varias hectáreas. En el lugar más destacado, donde remata la avenida central, se encontraba el terreno para la escuela.




Como el predio era muy amplio (7mil m2), planteamos una organización lineal en una planta, para dominar el terreno y promover la máxima vinculación con el espacio exterior. Sin embargo, buscamos enriquecer dicho orden lineal generando un espacio central que alentara la reunión de toda la comunidad educativa.
Es así que el proyecto se conforma con 2 cintas que se entrecruzan, generando el espacio de hall y comedor. La banda hacia el acceso está 50 cms por encima de la otra, lo que genera que el hall y el comedor estén sutilmente diferenciados por 4 escalones y por una raja en el techo que deja entrar el sol por las mañanas, lo que permite que se utilicen separados o integrados como un espacio mayor.



Las 2 cintas generan 4 espacios exteriores diferentes: hacia la avenida el acceso cóncavo que recibe al barrio; al norte el patio preescolar con un pequeño anfiteatro; al este el patio principal y al sur el de servicio.
Las cintas son revocadas, con parasoles verticales prefabricados de hormigón al oeste. El volumen vertical del tanque de agua se reviste de cerámica naranja y genera un contrapunto con la horizontalidad predominante, señalando la escuela y su importancia como único equipamiento público de Jardines de Pando.











Desde el punto de vista de la sostenibilidad, la escuela cuenta con quinta orgánica para producir parte de la comida, las aguas servidas se evacúan en un wet-land y la basura se clasifica.
Autores del proyecto: Arq. Pedro Barrán y Rodrigo Mediza
Dirección de Obra: Jorge Pagani
Obra seleccionada por Uruguay para la VIII Bienal de Arquitectura Iberoamericana.

Demoler y plantar





Proyectamos una reforma para la Escuela 42, Rep. de Bolivia. A más de medio siglo de su construcción – el proyecto es de 1948–, la escuela existente tiene varias dificultades para lograr la transformación a Tiempo Completo.
En primer lugar, tiene un área excesiva para la población infantil actual –14 aulas y 3 espacios similares más, con sólo 10 clases–. Pero por otro lado el Tiempo Completo exige ampliar ciertos espacios –el comedor y la cocina, reformar las aulas destinadas a preescolares–. Es así que se decidió no ampliar el edificio, sino reformarlo en su interior. Se integrarán 2 aulas y su circulación para transformarlos en comedor, sustituyendo los muros portantes por una estructura de hormigón convencional.
Además la edificación en forma de U tiene 2 alas bastante homogéneas y una tercera en mal estado de conservación y que al estar formada por distintos volúmenes, no acompaña la simpleza del resto. El proyecto demolerá ese sector –una batería de baños y una cocina irrecuperables–,  y los sustituirá por su silueta conformada por césped y enredaderas. En definitiva, encoger la escuela y desarquitecturizarla. Demoler y plantar.


En segundo lugar, cómo se presenta la escuela a la ciudad: la fachada hacia la calle Bolocua es digna –un lenguaje sobrio de volúmenes revocados con grandes vanos y pilastras de ladrillo–, mientras que hacia la Avenida Millán presenta un muro calado descuidado que no deja ver la escuela. Éste se sustituirá por una reja roja que contrastará con una enredadera verde, y generará un espacio intermedio hacia la Avenida. Dicha reja después ingresa al predio –separando el sector de cancha del área verde existente- y luego se transforma en una pérgola que hace de transición entre el comedor y el patio. Es así que el elemento reja/pérgola cobra protagonismo en el patio, calificándolo y definiendo su identidad. El resto del patio se trabaja con distintos pavimentos y equipamientos, activando diferentes zonas –área para preescolares, sector con juegos, otro con bancos bajo una anacahuita, cancha deportiva, etcétera–.


En tercer lugar, la escuela tiene una formalización moderna, pero con una organización tradicional, quizás producto de un período de transición en que los aspectos estéticos de la modernidad habían sido asumidos pero no las propuestas educativas de la “Escuela Nueva”.  Por ello se propone vincular visualmente las aulas a la circulación abriendo nuevos vanos, y ampliar los existentes desde las circulaciones hacia los patios.
Finalmente, se mejora la accesibilidad –rampa y baño para discapacitados–, y se reparan y actualizan las instalaciones –tres baterías de baños, toda la instalación eléctrica–. 
Autores: Arq. Pedro Barrán, Anita Silveira.